Inicio Economía ¿Crisis de deuda en países desarrollados?

¿Crisis de deuda en países desarrollados?

0
Compartir

Por Laura Campos > laurac@diariomontecristo.com

La respuesta a esta pregunta sería: “Si, aunque usted no lo crea”. Increíblemente la crisis de deuda está ocurriendo en los países desarrollados. Esto es consecuencia de la famosa crisis financiera iniciada en USA que contagió al resto del mundo afectando principalmente a las economías Europeas  y los mercados financieros muestran hoy sus dudas respectos a la solvencia de estos países provocando masivas bajas en los mercados de valores.

Los países en desarrollo han cedido el protagonismo que alguna vez tuvieron principalmente en la década de los ’80 en lo que a crisis de deuda se refiere y han tomado el nuevo rol  de impulsar la recuperación del resto del mundo. Lejos quedo en la historia aquellos capítulos trágicos de deudas  exorbitantes, imposibilidad de acceder al mercado de capitales y procesos hiperinflacionarios que marcaron a fuego a países como Argentina, Brasil y México entre otros. Ahora éstos luchan con otras preocupaciones derivadas principalmente de la apreciación de sus monedas a causa de la entrada de capitales como así también de atenuar la inflación por alimentos. La economía mundial se encamina hacia un nuevo proceso de cambios en el que los países emergentes llevan las riendas.

Tras el estallido de la crisis financiera de 2007 los países europeos, en el intento de salir de la recesión, llevaron a cabo políticas de incentivos fiscales con el objetivo de revertir el ciclo  lo que trajo aparejado un aumento en los niveles de deuda. Esto se suma a problemas existentes en la base de la creación de la Unión Europea ya que la moneda común  implica que países con diferencias en lo que se refiere a productividad, estructuras sociales y económicas releguen su política monetaria al Banco Central Europeo.  Además no es de extrañar que estas disparidades se noten en la incidencia  sobre las decisiones las cuales son tomadas principalmente por Alemania y Francia, países con un destacado nivel de desarrollo industrial y con altos niveles de producción. Esto ocasiona una reducción considerable del espectro de decisiones políticas que pueden ser tomadas antes situaciones límites como la de la actualidad, en otras palabras  la política monetaria es estrictamente manejada por las principales potencias y la heterogeneidades propias de la zona euro provocan que los países pequeños tengan que limitar el accionar de su política fiscal.

Hasta el país más poderoso del planeta realizará ajustes en su presupuesto para disminuir la deuda en los próximos dos años. Pasando así de una etapa de estímulos para sufrir y experimentar en carne propia en qué consiste la palabra austeridad tan conocida por los países en desarrollo. A todo esto se le suma el fantasma de una eventual baja en la calificación de la deuda de USA de “AAA”  que indicaba que era la inversión más segura del mundo a un nivel menor y acorde con la realidad   lo que provocaría un aumento de la tasa de interés que el país debe pagar a los tenedores  intensificando el tamaño de la deuda  y el consiguiente conocido efecto contagio al resto de los mercados. La solución al posible default no implica para las calificadoras de riesgo mantener el nivel de la valoración de los bonos.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*