Inicio Economía Crecimiento e Inflación.

Crecimiento e Inflación.

1
Compartir

Por Laura Campos laurac@diariomontecristo.com

Cuando nos remontamos al año 2002 y recordamos la tremenda crisis que afrontamos todos los argentinos nunca, en ese momento, hubiésemos imaginado que el viento soplaría a nuestro favor y emprenderíamos un viaje tan veloz hacia la recuperación. La unión de circunstancias propicias, como la entrada de China e India al comercio internacional, representó un cambio profundo e histórico beneficioso no sólo para Argentina sino los países emergentes en general. Si nos remontamos a la historia de nuestro país el único precedente es la brillante época del siglo XIX, conocida como la generación del ’80,  en la cual argentina supo aprovechar las oportunidades comerciales internacionales bajo un modelo económico agroexportador.

En 1996 la participación de las importaciones de China y la India en el comercio mundial de soja fue del 4%. En el 2008 aumentaron al 55%. La participación de las importaciones de hierro aumentaron del 11% (1996) al 60% (2008) y en petróleo crudo del 4% al 22%. Esta creciente participación de China e India en el comercio mundial de estos commodities explican gran parte el salto tan importante en sus precios internacionales. Esto demuestra que las circunstancias económicas internacionales favorables están planteadas más allá de los posibles vaivenes cíclicos y del interrogante sobre la sostenibilidad de crecimiento de estas dos economías. Diversas proyecciones económicas muestran un proceso de traslación del poder económico mundial del Atlántico hacia el Pacifico.

El problema central de Argentina es establecer una estrategia que combine crecimiento con inclusión social. Para lo cual es necesario plantear la manera de enfrentar los desequilibrios sociales que se generan en el actual modelo. La inflación es un tema pendiente para el gobierno. Hay una tendencia generalizada en los países del mundo a la estabilidad de precios tal es así que si tenemos en cuenta el caso de América Latina sólo dos países tienen una tasa de inflación muy alta: Venezuela con un 29.5% y Argentina con un 25%[i] . El resto de los países tuvieron una inflación promedio del 5%.

El impuesto inflacionario es muy regresivo, perjudica a individuos que reciben ingresos fijos en términos nominales y, en general, a todos aquellos  que reciben ingresos crecen menos que la inflación. El coeficiente de Gini, que es un indicador de desigualdad en la distribución del ingreso, advierte que aumentó de 0,405 en el segundo trimestre del 2008 a 0,411en el segundo trimestre del 2010. Lo que implica un aumento de la desigualdad (mientras el Gini es más cercano a 1, más desigual es la distribución del ingreso). El crecimiento económico del país no ha sido compatible con una mejora en la distribución del ingreso lo que muestra en cierto sentido la ironía del discurso oficial. La inflación tiene también efectos distorsivos en la actividad económica generando una alteración de la estructura de precios. Dado que los precios relativos son tomados por los agentes como  las señales que guían el funcionamiento del mercado, una alteración de su estructura implica una distorsión en la asignación de los recursos al verse dificultada la información.

El siguiente gobierno debería tomar serias medidas para disminuir la inflación y no sólo minimizar el costo político que ésta genera. Este sería un paso importante en el objetivo de recuperar la credibilidad de las instituciones y generar un ambiente favorable para la inversión privada.

[i] Datos del año 2010. Estimaciones privadas para el caso argentino.

 

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*