Inicio Economía ¿Un debilitamiento del Banco Central?

¿Un debilitamiento del Banco Central?

2
Compartir

Por el Lic. Hector L. Giuliano publicado en Patria Argentina de Junio del 2011 // Redactado para DiarioMonteCristo por Laura Campos

La debilidad financiera de una enti­dad se caracteriza por la baja del valor de sus activos, el aumento del peso de sus pasivos y/o la distribución de utilida­des superiores a las reales. Actualmente el Banco Central de la Republica Argentina  tiene en su Activo  eservas Internacionales por unos 52.000 Millones de Dó­lares (MD) y Títulos Públicos en cartera por 31.000 MD que, si le suma­mos  los Adelantos Transitorios al Gobierno Nacional -por otros 11.000 MD- nos da unos 42.000 MD puestos en papeles del Estado.

“Todas las cifras están aquí expresa­das con redondeo y tomadas o estima­das a mediados de Abril del corriente año (2011)”.

La mayoría de los Títulos Públicos que tiene el BCRA están constituidos por Letras Intransferibles emitidas por la Tesorería a  cambio del préstamo de Reservas Internacionales que se usan para pagar Deuda Externa. Estas letras suman unos 25.700 MD. De las cuales 9.530 MD tienen fecha de vencimiento en el 2016; mientras que el resto -16.200 MD – son letras emitidas para integrar los denominados Fondos de Desendeudamiento Público crea­dos en 2010 y 2011, que tienen venci­miento también a 10 años (2020y 2021 respectivamente).

 

El BCRA tie­ne una importante masa de crédi­tos a su favor contra la Tesorería Nacional que conlleva un riesgo de cobrabilidad  porque la capacidad de repago de estos títulos no está demostra­da en ninguna parte y se trata de obliga­ciones que deberá cubrir las  futuras administraciones de Go­bierno.

 

Esto mismo ocurre con los Adelantos Transitorios al Tesoro. Estos instrumentos de financiación al Gobierno son actualmente del orden de los 11.000 MD. Aunque se trata, por definición, de prestamos a corto pla­zo (un año) el Ministerio de Economía los enueva continua­mente a su vencimiento, de mane­ra que han devenido así un monto de deuda permanente y no cance­lado porque

está sujeto a una constante renovación de deuda.

 

La Carta Orgánica del BCRA -Ley 24.144- en su Artículo 20 fija un tope o máximo para estos antici­pos del equivalente al 12 % de la Base Monetaria -que hoy es de unos 170.000M$ (algo menos de 42.000 MD)- pero a los efec­tos de este tope legal no se com­putan los anticipos dados al gobierno para el pago a Or­ganismos Multilaterales de Cré­dito (7.000MD), de modo que el parámetro no está formal­mente excedido (3.700 MD, que son el 9 %). El importe comple­to de deuda del Gobierno con el Banco Central por este con­cepto, sin embargo, es muy amplio.

 

Cabe recordar, por otra par­te, que el Artículo 19  de la Carta Orgánica del Central Prohíbe conceder préstamos al Go­bierno Nacional -salvo los Adelantos y por el tope citados en el párrafo anterior  – de modo que toda la cartera de títulos acu­mulada en el Activo del BCRA (que ha sido autorizada por Decretos del Poder Ejecutivo y no por Leyes del Congreso) se encuentra así en transgresión con la Carta Orgánica del Banco.

 

El debilitamiento financiero de la entidad bancaria surge de l hecho de prestar  Reservas  al Gobierno Nacional en carácter de  operaciones permutativas lo que provoca una disminución de la disponibilidad de divisas aumentando asi los  créditos con el Tesoro Nacional.   Las reservas internacionales, a causa de  las condiciones institucionales del país, son esenciales para fijar el tipo  de cambio adecuado  y respaldar el valor del peso. Ésta es la razón  por la que puede afirmarse que la calidad de los activos que tiene hoy el BCRA es más baja debido a la existencia de una masa cre­ciente de Títulos Públicos en cartera. Esto demuestra que existen garantías estatutarias que tratan de salvaguardar  la influencia del poder político sobre los responsables del Banco Central (tal es el caso de la Carta Orgánica) pero deja al descubierto la inexistencia de garantías que reafirmen esta protección.  A causa de lo dicho es que ciertas reglas legales pierden importancia frente al desempeño que se lleva a cabo en la realidad  tergiversando  la idea original de las primeras.  Y  volvemos  a la vieja pero siempre polémica pregunta: ¿Regla o discreción? El tiempo lo dirá todo.

Esto nos lleva a reflexionar en las sombras del pasado buscando las causas  de los nefastos episodios de la historia y a imaginar lo que se necesita para construir una imagen de país solido en el futuro.

 

2 Comentarios

    • El debilitamiento de las instituciones en Argentina es un problema muy grave . Es importante, Koto, que hayas dedicado tu tiempo a leer la nota. Saludos!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*